HOMENAJE A "EL QUIJOTE"

viernes, 13 de noviembre de 2009

EL QUIJOTE y la cueva de Montesinos (2)


"....con luz escasa y templados rayos dio lugar a don Quijote
para que sin calor y pesadumbre contase a sus dos clarísimos oyentes..."

Grupo de Lectura de el Quijote.

Este capítulo XXIII, si no fuese por la lectura conjunta que llevamos, me hubiese pasado por alto muchas de las cosas que voy descubriendo, que vamOs descubriendo. Seguramente, hubiese supuesto un capitulo de trámite, en el que ocurren muy pocas cosas, quizá un tanto lento...en la que don Quijote cuenta otra de sus supuestas visiones fruto de su locura...

...Pero no, si algo he aprendido y sigo aprendiendo, es que esta obra puede tener diferentes interpretaciones dependiendo de quién lo lea o de lo que busquemos en ella...o lo que encontremos. Como he dicho podría ser una nueva aventura de la locura de nuestro Quijote, pero es que ahora esta locura y las sandeces de Sancho se desdibujan cada vez más.

Es ahora en este capítulo, al menos para mi, en el que se hace más evidente hablar de la no-locura de Quijano, más bien del talento que tiene para inventar e imaginar siempre con tono jocoso o burlesco....

Cierto que ya en el anterior capítulo, y como nos explicaba P.O.E. , Cervantes dibuja una historia un tanto gótica: cueva oscura, murciélagos, y ahora nos plantea la historia desde el punto de vista de lo real y del sueño, apariciones y personajes encantados y de obras literarias (romances y libros de caballería) y en definitiva de desengaños. Es de impresionar el gran bagaje de personajes que engarza en el capítulo dándole creando un hilo argumental con mucho sentido... de todas formas no deja Cervantes de dar toques humorísticos hasta provocar la risa de Sancho... que cada vez está más convencido de que su amo está como una cabra, que incluso imagina los encantamientos que él mismo inventó.... y que me parece que Don Quijote no está muy convencidos de ellos.... será que va apareciendo su cordura?????

De todas formas en el mismo título, usa el término apócrifo... es decir fingido...supuesto... que no es verdad.... en fin veamos que pasará....

16 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Tucci apócrifa es ¡toda la obra! pero tan bien hilvanada y resuelta que nos demuestra el genio que era nuestro gran Cervan. Besotes cervantinos, M.

Cornelivs dijo...

¿Será que va apareciendo su cordura...?

¡Asi es! En mi humilde opinion, querido Manuel, esa es una de las claves.

Estupendo.

Un abrazo.

Jan Puerta dijo...

A medida que avanzamos en la lectura, cada capítulo cobra una gran importancia. Sigue aumentando su calidad y sus descripciones se vuelven más detalladas.
Cuánta razón tienes en todo lo que se aporta con las entradas. Entre todos vemos detalles que de otra manera quizás requirieran de cien lecturas del mismo capitulo.
Un abrazo

Alatriste dijo...

Desde luego creo que Cervantes tuvo que disfrutar mucho escribiendo este capítulo. Lo primero que me llamó la atención fue el propio título que es insinuado como "apócrifo". Puede que una vez más Cide Hamete Benengeli por su condición de morisco y de personaje de poco fiar intente engañar a los lectores de la obra, o tal vez no, quién sabe.

Por otro lado ver como Sancho se va dando cuenta de la locura o mentiras que su amo cuenta sobre lo pasado con la encantada de Dulcinea y sus acompañantes resulta exquisito, me reí con esto, desde luego si hay un loco...pero qué digo, quién es más loco, el loco, o quien sigue a éste.

Bueno ya desvarío, buenas entradas Manuel, saludos.

El Ente dijo...

Tu analisis de los capítulos son extraordinarios amigo.

UN FUERTE ABRAZO Y BUEN FINDE

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Bien visto: la clave es esa, el tratamiento fronterizo entre sueño y realidad. Y la posición de don Quijote, que se desvelará más adelante: lo veremos.

Selma dijo...

Una cosa está clara! Cada vez nos apasiona más esta lectura colectiva, confieso que espero el lunes con ansias, con gripe o sín ella..
Fantástico analísis, veo que has dado en la clave, nuestro querido Profe- Capitán de nuestra nave te lo confirma...
Besos, para tí y para todos!

Antonio Aguilera dijo...

A Cervantes le gusta llevar el juego a puntos extremos.
Riza el rizo por ejemplo cuando hace ver a don Quijote con sus colegas labradoras, allà pululando por la cueva, y sin cambiarse de vestido.

En las situaciones lìmite està la grandeza de la literatura. Pero esto sòlo es posible en autores "forjados" en el dolor de la vida. Pienso mucho en Dostoyevski cuando leo El Quijote; incluso en Jesucristo, que eso ya para un agnòstico cuasi ateo debe de tener mèrito.

Gracias por otros detalles que, sin vuestra ayuda académica, no me fijo en ellos.
¡Qué buenos maestros tiene uno aquí: El Tucci, El POE, el Pancho...!!.

Abrazos

Antonio Aguilera dijo...

Errata gorda o descuido:

"Riza el rizo, por ejemplo, cuando hace ver a don Quijote a su amada Dulcinea acompañada de sus colegas labradoras".
Sancho hizo el rizo, y el amo lo retuerce aun más.

Myr dijo...

¡NO puedo creer que ya me puse al dia con tus entradas!

Cierto, cuanto hilván, cuánto engarce.... Cuanta, cuaaaaaaanta parodia hay aquí.

Besos

pancho dijo...

A mí me encanta descubrir cómo cada uno va encontrando su sitio en la manera de comentar el libro. Antes de leer los comentarios te puedes imaginar por dónde van a ir enfocados. Algo que se descubre es que la calidad de los mismos va subiendo de día en día. A este paso el cielo es el límite.

Lo mejor de todo esto es la espontaneidad de las diferentes propuestas, la carencia de normas que lo lastren.

Un abrazo

Aldabra dijo...

pues a mí este capítulo no me pareció nada lento y me resultó entretenido leer toda esa sarta de aventuras inimaginadas, ricas en detalles.

biquiños,

Kety dijo...

Imaginación. Pero muy bien llevada por parte de Cervantes.
Si no, que le pregunten a Sancho.

Un abrazo

Abejita de la Vega dijo...

Es muy interesante lo que dice Pancho, que ya sabe por dónde vamos a tirar cada uno.Es que ya somos viejos amigos y nos conocemos bien.

Sancho cada vez más convencido de la locura quijotesca ,no aguanta la risa cuando DQ da vida a los encantamientos que sólo existían en el magín de Sancho.Alucina, como diría un Sanchico actual.

Un abrazo

Manuel de la Rosa -tuccitano- dijo...

Esta es la riqueza del pensamiento y la lectura...vuestros comentarios...saludos

BIPOLAR dijo...

Creo que según bajaba por la ladera interior de la cueva fue triscando cual cabra montesa una especie de hierbajos alucinógenos.