HOMENAJE A "EL QUIJOTE"

jueves, 18 de marzo de 2010

EL QUIJOTE y una falla llamada Clavileño

Grupo de Lectura de El Quijote.

Sin duda alguna este capítulo XLI,2... es el culmen de las frivolidades de los duques, que no deparan en representaciones e invenciones de situaciones, para conseguir precisamente su propósito: burlarse de un pobre viejo loco y un "cateto" de pueblo...

Sin duda los dos personajes temen ante la incertidumbre de lo que se pueden encontrar, pero al final para no caer en el ridículo del miedo aceptan de mala gana. Y al final se me montan en lo que a mi se me antoja una Falla...¡casualidad!... nada más parecido...sobre todo por el relleno del caballito.

Después de tragarse "los efectos especiales" de frío y calor al más puro estilo cine de época... dan con el resultado esperado el divertimento de las altas alcurnias... el pobre de Don Alonso, se ha tragado toda la burla.. sobre todo cuando reconoce no haber subido jamás en una cabalgadura tan suave que parece que ni se mueve... y el pobre de Sancho ve lo que no hay: tan cerca experimenta la visión de las estrellas que los hombres le parecen avellanas y la tierra un grano de mostaza...a mi me parece que quiere presumir ante todos dándose un grado de complicidad con los duques.

Son muchos los detalles a comentar, me quedo para finalizar con dos:

- De un lado el posible desencantamiento de Dulcinea a costa del vapuleo "voluntario" de Sancho:

(1)" Ya vees, Sancho hermano, el largo viaje que nos espera y que sabe Dios cuándo volveremos dél, ...., querría ... te retirases ... y en un daca las pajas te dieses, a buena cuenta de los tres mil y trecientos azotes a que estás obligado, siquiera quinientos, que dados te los tendrás, que el comenzar las cosas es tenerlas medio acabadas ".

(2)
Y cuando se cumpliere el escuderil vápulo, la blanca paloma se verá libre".

- Y de otra y para finalizar, quizá la señal de la buena amistad, complicidad de Don Quijote con Sancho al admitir la actitud visionaria del escudero, siempre que él se crea lo de la Cueva de Montesino. Ahora si que nos hace una encerrona ¿quien miente mejor? ¿quien inventa mejores aventuras?....


13 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Creo que Quijo se da cuenta de las burlas (porque antes no creo que se haya percatado)justamente cuando Sancho se inventa lo de la tierra y las cabrillas. Ahí Quijo cae del burro (en este caso de "Rocinante"...). Besotes, M.

pancho dijo...

Cervantes pone al servicio del capítulo todos sus conocimientos de la escena. Lo divide en varias partes bien diferenciadas: Llegada, vuelo simulado, explosión y aterrizaje, como si fuera una obra de teatro. Un lujo que han sabido apreciar los desocupados y ocupados lectores de todas las épocas.

Título bien buscado, acorde con las fechas.

Asun dijo...

Yo también lo he asociado con las fechas. Poniendo visualización a la lectura veía un "ninot".

Ahora sólo queda Dulcinea por desencantar. Ya veremos si estos "simpáticos" duques no les tienen alguna otra preparada.

Besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Esa complicidad es la culminación de un pacto entre iguales que deciden seguir jugando a amo y criado.

Cosmo dijo...

Ha sido una buena casualidad que las Fallas coincidan con este capítulo,ni hecho de encargo hubiera quedado mejor,yo no acabo de captar la complicidad entre Quijote y Sancho,sigo viéndoles como amo y subordinado,quizá se me escapa algo.
Abrazos

Myr dijo...

Me gustó mucho el comentario aquí de nuestro Profe... "un pacto entre iguales" en 4 palabras, lo dice todo.

Besos

Myr dijo...

PD Y como dice COSME: ni por encargo hubiera salido mejor... jajajaja

Malena dijo...

Mi querido Tucci: Lo que siempre me sabe mal es que acaben los dos burlados.

Mil besos y mil rosas.

P.D/ La primavera está aquí, Tucci, y aunque te cueste, poco a poco tu corazón se irá llenando de esa calidez que te arrebató el invierno. Lo deseo.

Antonio Aguilera dijo...

Ha coincidido el capitulo con Las Fallas valencianas, si señor, pero seguro que don Quijote y Sancho, rulando por el suelo despues de la traca final, no han probado ni la paella.
Al final sellan un pacto entre caballeros embusteros. Se dan cuenta de la tomadura de pelo.
Y ya no es solo Cervantes, el Cide Hamete etc, los que fabulan; amo y escudero inventan sus propias ficciones dentro de la ficcion.

Salud hermano

Abejita de la Vega dijo...

Un pacto de caballeros, eso es. Tú te callas, yo me callo. Sígueles el juego, como yo lo sigo y sigamos, a ver qué nos ponen por delante , ahora.

Un beso, Manuel y ánimo.

Alatriste dijo...

Desde luego este capítulo bien podría llamarse el de las burlas y mentiras. A todos nos ha llamado mucho el final del capítulo, la verdad yo, no me lo esperaba. Parece que uno y otro están dispuestos a creerse las patrañas a sabiendas.

Ahora bien, si lo piensas, la petición de vapuleo de don Quijote a Sancho para comenzar el desencantamiento parece contrastar con el famoso pacto de silencio final. Después de eso ¿estaría Sancho de acuerdo en hacer el paripé y darse los azotes?

Aldabra dijo...

¡como me reí con esta aventrura! aunque me han dado un poco de pena al mismo tiempo.

biquiños,

Paco Cuesta dijo...

Cada uno de nuestros héroes, por motivos diferentes han de acceder a la burla, por eso una vez terminada, se vengan a su manera.