HOMENAJE A "EL QUIJOTE"

jueves, 15 de julio de 2010

EL QUIJOTE y de vuelta a las andadas

Grupo de lectura de El Quijote

Bonito canto a la libertad... hace Don Quijote nada más empezar el capítulo 58, es como si anhelase alejarse de estos lares hace tiempo... sin duda fue consciente en todo momento del escarnio a que estaba sometido... y de golpe un capítulo que no se quién dijo que era un ladrillo, mas que esto es un cúmulo de situaciones que pone de manifiesto incluso, para mí que Cervantes tiene necesidad de borrar lo anterior y tomar el camino definitivo que lleve al desenlace de la historia.

Curioso es sin duda el encuentro con cuatro santos caballeros andantes divinos, que sirve por otro lado para justificar a don Quijote su andanza caballeresca... y que lección de conocimiento de la historia de la santería cristiana, que de nuevo deja atónito y a la vez orgulloso a Sancho de la "sapiencia" de su amo... y encima se las promete felices, pues no han salido ni apaleados ni tirados por los suelos en esta historia, que poco se imagina el pobre el final del capítulo.!!!!.

La parte simpática del capítulo : el platonismo de Altisidora y Quijote....ni se explica Sancho como "tamaña" moza puede haber prendado de semejante "vejestorio" ( no lo dice, pero lo deja caer) y la inteligente salida de Don Alonso....con la historia de la belleza corporal y la espiritual...Ay!!! quien hubiese podido !!! (pensaría el de la triste figura)...

En estas estaban y encuentran a dos bellezones, por la reacción de ambos, que encima conocen de ellos sus peripecias... y como no?...si vuelven a la normalidad ¿como no terminar por los suelos y molidos? y es que Don Quijote lleno de entusiasmo de haberse puesto de nuevo su rol de caballero no se le ocurre más que enfrentarse con toda una vacada (quién sabe si venían o iban a San Fermín) y como no podía ser de otra forma: los toros pasaron por encima de nuestros héroes... al menos la historia fue cierta y no fingida...

8 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

La que dijo lo del "ladrillo" fui yo... Es que la parte de los santos me pareció muy pesada, y Cervan en este capítulo mezcla muchas cosas: la religión, lo pastoril, los trompazos aunque sí que es muy interesante la disertación de Quijo sobre la libertad, el amor, la belleza. Eso me gustó mucho.
Tucci ¿leíste mi e-mail? ¿Ya pasaste por Salou? Besotes, M.

Paco Cuesta dijo...

Libertad, caballeros de lo divino, buena compañía, mesa y mantel, no se puede reanudar mejor el camino, si no fuera por el -¿inevitable?- final.

Kety dijo...

Lo que daría ahora mismo por estar en un "verde pradillo". ¡Qué calor!

"La libertad..." la frase más hermosa del Quijote. Y la más soñada por la humanidad.

Manuel, verás que he rectificado las etiquetas. Gracias por estar atento a ello.

Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

El capítulo tenía pinta de ladrillo, efectivamente. Y, anoche, cuando acabé, reconozco que estaba algo harta de los pastorcillos pijos.
Un ex cautivo , que además es gran escritor, nos da el mejor de los cantos a la libertad. Individual, no colectiva, como nos precisa Pedro. Además, Cervantes tuvo depender de muchas "mercedes" y eso ata mucho. Por eso, añora un pedazo de pan pero suyo...

Aunque, en ese pueblo, no dispongo de buena conexión, hago lo que puedo, para seguir en la brecha bloguera. Aunque esté de vacaciones, me sigue gustando escribir. Es algo festivo, nunca un trabajo...

Un abrazo

Myriam dijo...

me quedè pensando en la "vacada" que mencionas... ¿eran machos o hembras?

Y divertida tu alusiòn al amor platònico.

Me recuerda este chiste:
va un viejito al mèdico,

- Dr, Dr, mi joven mujer està embarazada, voy a ser padre.
Para q no vuelva a pasar quiero que me recete preservativos.

- ahhh si, señor. ok Bueno esteeee.... mire. Agarre este paraguas y trate de convertirlo en abanico.

-¡pero DR, eso es imposible!

- eso es justamente lo que le estoy tratando de esplicar con respecto a su hijo.

Un fuerte abrazo desde Buenos Aires.

Myriam dijo...

dice explicar, vale

Asun dijo...

Yo creo que la "vacada" o más bien "torada" en todo caso vendrían a San Fermín, porque de aquí pocas veces ha salido algún toro indultado, todos acaban en la cazuela, no en vano todos los años se concede el premio al "Toro más jugoso de la Feria"

Besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Este capítulo tiene mucho dentro: el elogio de la libertad se va agriando en cada párrafo posterior.