HOMENAJE A "EL QUIJOTE"

jueves, 3 de junio de 2010

EL QUIJOTE y la ingenuidad


Grupo de lectura de el Quijote.

En el Capítulo 52.2, se ve venir la pocas ganas que le quedan a Don Alonso de permanecer al lado de los duques...vamos que se quiere ir... y en estas estaba cuando para mi que Cervantes quiere exponer una virtud, o un valor de los humildes....la inocencia... desde dos visiones.

  • De un lado doña Rodriguez, que sin duda en creencia del empleo "caballeril" de nuestro protagonista no duda en pedirle "reparación" de la afrenta recibida por su niña (que para mi no es más que una "pilingui")... Don Quijote en honor a su ídem acepta sin menoscabo... a pesar de que se trata de un personaje - el afrentador - de clase social más baja....a lo que el duque en virtud de continuar con la burla autoriza...

  • De otra parte la ingenuidad de la esposa de Sancho al redactar sendas misivas: Teresa o Sancha....en creencia del ascenso fulgurante de su marido intenta "cuasi" codearse con la nobleza, respondiendo a la carta y enviando bellotas....a la duquesa en un primera carta....y en la segunda cuenta casi lo mismo a su marido, añadiendo una pequeña crónica social de lo que ocurre en el pueblo en ausencia de nuestros "personajes"....

Ay Teresa!!! que se comporta como una total engañada, ahora bien....en ningún momento es presuntuosa...aunque le va pasando como el cuento de la lechera...a construyendo castillos en el aire...y sin duda influenciada por la locura de su marido se ve gobernadora consorte y encantada de ocupar su puesto cuanto antes...aun sin olvidar sus orígenes (al relatar toda una crónica de lo acontecido en su pueblo)








10 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Chapeau! querido Tucci. Besotes quijotescos, M.

pancho dijo...

Has sacado buen provecho de los cromos, representan momentos culminantes del capítulo.
Buen hallazgo con el enlace; las definiciones son auténticas.

A veces Cervantes es un tanto cruel con sus personajes. Las bellotas de regalo puede significar todo lo que la imaginación del lector le permita.

Un abrazo.

Asun dijo...

A Teresa se le va a romper "el cántaro" cuando menos se lo espera, y se va a quedar con un palmo de narices.
Muy bien resumido el capítulo.

Besos

Alatriste dijo...

Muy poco respetuosos se muestran todos y más aún don Quijote al aceptar que se lea el correo que Teresa había escrito para su marido, mmmm, no señor eso no se hace, don Quijote se muestra aquí muy fisgón.

Un saludo Tucci

Myriam dijo...

jejejejeje hasta las ilustraciones parecen ingenuas....

Antonio Aguilera dijo...

Muy bueno Manolo, y además coincido contigo en lo de pilingui.
Era una facilona la chica, luego la madre se queja de que le hurtaron con engaños lo más preciado (en la época, porque ahora ya no...).

La buena de Teresa Cascajo (este apellido vino en la 1ª parte, no sé en qué capítulo) sueña: soñar es gratis; lo malo es cuando nos damos cuenta de que todo fue un sueño.

Me prodigo ahora poco con mi coment, es que las canículas me ablandan el seso (con "s" jajaja).

Cuídate, un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Ni facilona ni pilingui, chicos...ay, ay, ay. La pobre chavala, llorosa, tiene vergüenza de lo que plantea su madre y acepta de mal talante el que don Quijote intervenga. No está entusiasmada con la idea de obligar al rústico que yogó con ella.
Antes de yogar, prometer. Y después de haber...yogado, nada de lo prometido. No rima, pero se entiende.

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Excelente forma de verlo: esa ingenuidad en contraste con la refinada hipocresía cortesana.

Paco Cuesta dijo...

Cervantes transmite perfectamente por medio de Teresa la situación emocional de una persona que ve elevada su posición social de manera inesperada.

BIPOLAR dijo...

es todo tan cruel, Tuci.