HOMENAJE A "EL QUIJOTE"

viernes, 4 de diciembre de 2009

EL QUIJOTE y una velada de teatro

En el capítulo XXVI de esta segunda parte de EL QUIJOTE prometía ser una velada lúdica pero... no fue así... Maese Pedro "el adivino" junto a su pinche, representa una obrita de teatro con sus marionetas de guiñol, pero la historia de don Gaiferos, Melisendra y sus secuestradores, no termina de gustar a Don Alonso.


La base de dicha representación, por las referencias parece que se encuentra aquí:

GAIFEROS LIBERA A MELISENDRA

Jugando estaba Gaiferos
--en su tablero real,
con los dados en la mano,
--que los quería tirar.
-¡Para eso sois, Gaiferos,
--para los dados jugar
y no coger el caballo
--e ir Melisendra a buscar!
-Siete años la he buscado,
--no la he podido encontrar,
cuatro por la morería
--y tres por la cristiandad.
-Dicen que estaba en Sansueña,
--en Sansueña esa ciudad,
si pronto no la rescatas,
--mora te la harán tornar.-
Él se fuera paso a paso
--a casa de don Roldán:
-Un favor te pido, tío,
--no me lo quieras negar:
tus armas y tu caballo
--para mi esposa buscar.
-Tengo hecho juramento
--sobre un libro misal
mis armas y mi caballo
--a nadie los vaya a dar,
los tengo bien avezados
--y los vas a avezar mal.-
Bajara la vi




Don Quijote no quiere perder protagonismo y tras escuchar cosas que no le gustan, entre otras la de las campanas de las mezquitas.... aunque como dice el autor "la gota que colma el vaso" es la influencia de tanto moro... sea como fuere Don Alonso se hace partícipe de la historia y se erige en protagonista/ defensor de los perseguidos por los moros y en un zas-zas de espada se carga a todos los personajes de trapo, y a punto estuvo de hacerlo con el comediante adivino. Volviendo a la realidad, reconoce o se excusa del "estropicio" que ha hecho por culpa de los que lo tienen encantado... y Don Maese no sale mal parado pues le saca cuanto puede de la bolsa a cambio de los destrozos que ha "recibido".


Se despiden todos...cada cual por su camino.....


Es ahora en este capítulo cuando caigo en la cuenta de la gran influencia que ha tenido en el mundo de las artes escénicas este capítulo que nos trae a comentar. Nuestro gran Manuel de Falla se inspiró para componer una de sus mejores obras musicales: El retablo de Maese Pedro. Si visionáis este os vereés trasladados al mismísimo capítulo que hoy comentamos: Representación.

Pero lo que más me ha gustado de lo que la red nos ofrece son estas dos representaciones del mismo retablo de M.Pedro: una escolar y otra más profesional.

Posiblemente todas estos enlaces no hagan más que aburrir al personal, pero ya me hubiese gustado encontrar todas y cada una de las informaciones que podemos encontrar en las entradas quijotescas de los jueves.

Para terminar, un lugar que lo mismo nos retrotraería a otros tiempos pero desde otro punto de vista: el gastronómico y de ocio.

8 comentarios:

Merche Pallarés dijo...

Volveré con calma a ver los enlaces que siempre son muy interesantes. ¡Es fantástico como encuentras estas maravillas! Besotes quijotescos, M.

pancho dijo...

Este pinche, ayudante del cocinero titiritero, nos salió un tanto aventajado. Tiene vida propia y autonomía: es el detonante del ataque de D. Quijote.

Bonito romance del secuestro y liberación de la pareja. Carlomagno azuza al yerno que ya se había olvidado de que la parienta estaba con la morisma: no tenía muchas intenciones de ir a por ella, si no llega a ser por el Emperador, se hace mora también.

¡Qué buena pinta tiene este Maese Pedro, mesón, no el tuerto, sabelotodo, con retrovisor.

El cromo es auténtico. Nos hacemos una idea exacta de lo que podía ser un retablo. Hemos ido para atrás en este tema. Ahora sólo tenemos la cabra que se sube a la silla y el que toca la trompeta, que éste permanece.

Buen trabajo y, oportuno, rastreo por la red.

Un abrazo

Cornelivs dijo...

Gracias, querido Manuel. He disfrutado leyendo el romance entero, viendo el video y visitando los demas enlaces.

¡Que rato más agradable me has hecho pasar..!

Gracias de nuevo y un fuerte abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

¡Qué maravillosa y útil entrada, querido Manuel! Como siempre, con tu inteligencia, nos facilitas la información adecuada para reconstruir todo el proceso de este capítulo. Cómo he disfrutado con esos enlaces.

Antonio Aguilera dijo...

Manolo, que para visitarte necesita uno decirle a la Mildred (léase parienta), que va de visita casa los suegros; para que no nos eche de menos...
Veo que Cervantes tomó como primo al que aquí es tío:
--a casa de don Roldán:
-Un favor te pido, tío,
De todas formas, no le va a prestar el caballo. Como bien sabes, el coche, la Mildred y no recuerdo qué otra cosa, no se deben prestar.

El vídeo del Retablo con el niño cantando se cortó en lo mejor, cuando las presuntas campanas de los moros empiezan a tañer. Y yo esperando que don Quijote liara el estropicio.

Ahora que lo mejor que enlazaste..., o por lo menos lo que más hambre me motivó ha sido el último, el del Mesón de Maese Pedro, junto a las Lagunas de Ruidera. Creo que se acerca la hora de la cena. Me quedan congelados aún unos cangrejos del rio salao: ¿"ase" unos cangrejitos Manolo??.

Enhorabuena amigo, te has currao el comentario.

Un abrazo

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

"El Quijote" no deja de sorprendernos a medida que lo vamos leyendo. Un abrazo.

Abejita de la Vega dijo...

Tus enlaces, todos son interesantes. Pero la versión escolar llegó al corazón de esta maestra.Lo que vale un buen educador.
Enhorabuena.
Un abrazo

BIPOLAR dijo...

Qué curradita está esta entrada. Ego te absolvo (bla,bla)

La representación de M. Falla todo un descubrimiento y el teatrillo escolar una maravilla.

Me quito el sombrero querido amigo.

(El del mesón un gran OJO)